ACEITE DE COCO: elixir de la vida

Me gusta llamarlo la gran estrella olvidada. Y es que por muchos años se dejó este alimento de lado por su contenido de grasas saturadas y el temor de lo perjudicial que estas podrían ser para la salud. Pero las grasas saturadas del aceite de coco no son como las de las de origen animal, son más bien muy parecidas a la de la leche materna.

Recomiendo hacer una gran excepción con el aceite de coco en cuanto al consumo de grasas saturadas.

¿Por qué?

➢ Nos ayuda a perder peso, elevando el metabolismo y aumentando a su vez la cantidad de calorías que quemamos al día.

➢ Protege nuestro corazón y arterias, porque a diferencia de las otras grasas saturadas el acido láurico que posee eleva los niveles de HDL (que es el colesterol bueno), previniendo infartos, hipertensión y aterosclerosis.

➢ Nos ayuda a defendernos de infecciones por bacterias, virus y hongos, ya que más del 40% de su contenido es ácido láurico, uno de los más potentes antimicrobianos que existe en la naturaleza. Por eso recomiendo el consumo de este alimento en pacientes con infecciones graves como VIH/SIDA.

➢ Estimula el funcionamiento de la glándula tiroides (ojo los que sufren de Hipotiroidismo es una excelente opción).

➢ Mantiene nuestros dientes sanos y sin placa.

➢ Previene el envejecimiento, neutralizando los radicales libres, que recuerden, son los grandes responsables de este.

➢  Nos mantiene saciados por más tiempo, por estar cargado de grasa saturada BUENA, disminuyendo las crisis de ansiedad, que tanto nos perturba cuando comenzamos nuevos regímenes alimenticios.

➢ Es uno de los mejores aliados para las competencias, antes de entrenar o al levantarnos en la mañana, generando energía rápida y en grandes cantidades, por su alto contenido de Triglicéridos de cadena media.

➢ El Alzheimer es una enfermedad que está afectando a muchas familias, y créanme, se ha demostrado mejoría significativa en pacientes que padecen esta enfermedad y consumen aceite de coco en tan solo un par de semanas.

➢ Te mantiene alerta y mejora tu capacidad intelectual.

➢ Ayuda en la prevención de convulsiones, en personas que sufren epilepsia, ya que promueve la producción de cuerpos cetónicos.

➢ Revitaliza piel y cabello.

➢ Sus efectos antiinflamatorios nos ayudan a combatir procesos como dermatitis, acné, urticaria, celulitis, eczema, psoriasis y resequedad.

➢ Y para los diabéticos, ayuda a regularizar los niveles de azúcar e insulina en sangre.

Yo recomiendo un consumo de 3 cucharadas al día de aceite de coco, orgánico, prensado al FRÍO.

Te aconsejo lo consumas en tus comidas. En vez de usar otros aceites, usas este, posee la capacidad de resistir altas temperaturas sin alterar su estructura química, cosa que los otros aceite buenos (poli y monoinsaturados) no pueden, ya que cuando los calentamos se dañan. Igual siempre recomiendo que al cocinar usen la menor temperatura posible.

A veces solemos subestimar la sabiduría de la naturaleza, y la verdad, la gran madre nos ofrece todas las respuestas a nuestras necesidades. Cuando revisamos las cualidades de este alimento que crece en el trópico nos damos cuenta que está diseñado para protegernos de los grandes enemigos de esta zona, desde baterias, hongos, hasta el sol. ¡Créanme! debemos prestar mas atención nuestro alrededor, hay mucho más de lo que pensamos.

Recuerda que lo que ignores al comer no te hace inmune a sus efectos.

Conocimiento no solo es poder, también es salud y bienestar.

Instagram: @DrSimonFit

Blog

Quizás te interesa leer