EL TOMATE

TOMATE

Contra el cancer

Contra los infartos

Creo que es una de las frutas favoritas en la cocina de muchos, sobre todo para los que venimos de países que tienen influencia italiana. Aunque el tomate se tiene que consumir con moderación, sobre todo para aquellas personas que sufren de procesos inflamatorios crónicos, como artritis por ejemplo, ya que es una de las frutas que tiene un efecto acidificante en el cuerpo cuando se consume en exceso, y el ácido sustenta la inflamación.

Hoy quiero contarles porque mi afición a esta fruta y porque además me encanta combinarla con aceite de oliva.

El tomate es rico en un compuesto de nombre licopeno que tiene una altísima capacidad anticancerígena, especialmente contra el cáncer de próstata. Así también, muchos estudios han demostrado su actividad contra enfermedades cardiovasculares, al poseer una increíble capacidad de disminuir el colesterol malo en sangre, prevenir el daño endotelial y reducir la presión arterial.

El daño endotelial hace referencia a un proceso inflamatorio que se da dentro de las paredes de los vasos sanguíneos, que promueve la acumulación de grasa y posteriormente la obstrucción del flujo sanguíneo. Con el tiempo esta lesión puede llegar a que ocurran infartos.

El licopeno es uno de los más potentes antioxidantes conocidos, siendo capaz de reducir de forma significativa el daño a causa de radicales libres por estrés Oxidativo, haciéndolo especialmente beneficioso para personas que están expuestas a factores de riesgo como fumadores y diabéticos.

El aceite de oliva y el tomate hacen la combinación perfecta para aprovechar el licopeno

Una forma de extraer la mayor cantidad de licopeno del tomate es cuando se cocina con aceite de oliva, por eso es una combinación que nunca puede faltar en mi cocina cuando quiero hacer una salsa de tomate.

Blog

Quizás te interesa leer