EVITA EL DOLOR MENSTRUAL

Muchas mujeres se acostumbran a la idea de que la menstruación es normalmente muy dolorosa y que es una realidad que no pueden cambiar, la verdad no necesariamente debe ser así.

¿Entendamos este problema?

Durante el ciclo menstrual gracias a la acción de los estrógenos, el tejido del endometrio uterino crece exponencialmente para recibir el embrión si llegase a suceder la fecundación, cuando esto no sucede, disminuyen los niveles de progesterona trayendo como consecuencia que células del utero liberen prostaglandinas, estas sustancias producen constricción de los vasos sanguíneos (vasoconstricción) y contracción de la musculatura lisa, lo que limitan el flujo sanguíneo al nuevo tejido cortando el aporte de oxígeno y nutrientes generando la muerte de este, luego se intensifican las contracciones uterinas gracias a la acción de la vasopresina, una hormona que ayudará a la expulsión del tejido muerto dándose lo que conocemos como menstruación. Todo este proceso es necesario para que comience el nuevo ciclo.

El problema es que en la actualidad muchas adolescentes están expuestas a fuentes externas de estrógeno súper potentes que estimulan exageradamente el utero, produciendo crecimientos celulares exagerados y por lo tanto mayor cantidad de prostaglandinas al final del ciclo.

Mientras mayor sea la concentración de prostaglandinas más intensas serán las contraciones del útero y más posibilidades de dolor, también es mas probable que estas sustancias lleguen a la sangre produciendo otros síntomas como dolor de cabeza, náuseas, vómitos y diarrea.

¿Pero como la dieta podría influenciar positiva o negativamente este problema?

Regularmente el estrógeno es el que batuta cuanto crecerá el nuevo tejido en utero y por ende cuanta cantidad y actividad de prostaglandinas habrá, lo que quiere decir que si logramos equilibrar la actividad de este podríamos manejar el dolor. El estrógeno es eliminado a través del hígado por las vías biliares hasta el intestino, pudiendo ser nuevamente absorbido, pero si nosotros tenemos una dieta alta en fibra está atrapa el estrógeno como si fuese una esponja y evita que sea reabsorbido permitiendo su eliminación a través de las heces, haciendo que se recicle menos cantidad de estrógeno y moderando sus niveles, entonces una dieta rica en fibra será muy conveniente, mientras más fibra y menos grasas animales se consuma de mejor forma se controlarán los niveles de estrógeno y por ende el dolor.

Los alimentos de origen animal no tienen fibra mientras que los granos integrales, vegetales de hojas verdes y frutas son ricos en fibra, y también ricos en Fitoestrógenos, una sustancia similar al estrógeno pero mucho menos potente, y ustedes me dirán: ¿Pero si más bien queremos reducir los niveles de estrógeno, cómo es que vamos a comer alimentos que tienen algo similar?, similar pero no igual, haciendo que compitan con estrógeno súper potentes para ocupar sus espacios pero sin el resultado de la sobre estimulación. Además ten en cuenta que al igual que el estrógeno estimula el crecimiento de las células del útero, lo hace con las células de la glándula mamaria, por lo tanto niveles más bajo de estrógeno se relacionan con índices más bajos de cáncer de mama.

Estos serían tratamientos preventivos, y claro existen tratamientos curativos con fármacos (analgésicos antiinflamatorios no esteroideos) que bloquean la producción de prostaglandinas directamente, por lo tanto disminuyen en dolor pero su abuso trae efectos adversos siempre, también existen versiones naturales que hacen algo similar como el jengibre y la cúrcuma, obvio no con la potencia de los anteriores pero más seguros, y con la ayuda de la prevención estoy seguro que no necesitarán de los primeros.

¿Cómo funciona el tratamiento preventivo natural?

Si se fijaron en la explicación anterior nuestro principal objetivo para la prevención del dolor es disminuir el exceso de prostaglandinas al final del ciclo, entonces debemos enfocarnos en disminuir los estrógenos que son los que estimulan principalmente el crecimiento de células productoras.

¿Cuales alimentos ayudan y cuáles no?

Los que si:

-Muchos vegetales de hojas verdes, como la espinaca

-Quinoa, avena, arroz salvaje (recuerda que deben ser integrales), legumbres como lentejas y caraotas.

-Frutas enteras, son ricas en fibra, agua y vitaminas.

Los que no:

-Si sufres de los dolores menstruales intensos debes enfocarte en disminuir los alimentos de origen animal ricos en grasas y bajos en fibra, eliminando carnes, lácteos y derivados.

-Evita lo frito: Los alimentos fritos, aunque muchos son de origen vegetal, los aceites utilizados para la fritura son de muy mala calidad y estimulan los procesos inflamatorios.

¡3 días antes de la menstruación!

-Empieza con una hidratación continua ¡no pares de hidratarte! preferiblemente con agua alcalina (es mas rica en oxigeno), recuerda que una de las hormonas que está involucrada en las contracciones es la vasopresina, esta hormona aumenta sus niveles en sangre cuando hay algún grado de deshidratación.

BATIDO DE ELECTRONES DR. SIMON FIT.

-Empieza a prepararte té con jengibre, canela, limón y extracto de estevia orgánico, 4 veces por día.

-Corta trocitos de jengibre y tomarlo como si fuesen cápsulas.

-Toma baños con agua tibia, también puedes hacer baños con sales, esto será útil junto al té, incluso si ya estas padeciendo el dolor, en ese caso puedes apoyarte en compresas tibias en la parte inferior de tu abdomen.

-La actividad física es fundamental para disminuir los dolores menstruales, ya que mantiene una buena circulación y oxigenación de tejidos, se han hecho estudios donde se evidencia la mejoría de la sintomatología, en especial en disciplinas como el yoga.

No deben dar por sentado el hecho de que deben sufrir cada vez que le viene el periodo.

Ultimas opciones de emergencia: no deben ser utilizados por más de 3 días y se debe suspender el uso apenas mejore la sintomatología.

Ibuprofeno: suele indicarse 400 mg cada 6 horas en caso de malestar

Naproxeno: suele indicarse 250 mg cada 6 horas en caso de malestar

Ketoprofeno: suele indicarse 50 mg cada 8 horas en caso de malestar

Acido mefenamico: suele indicarse 500 mg cada 8 horas en caso de malestar

ARTÍCULOS Y TRABAJOS DE INVESTIGACIÓN RELACIONADOS:

Comparison of Effects of Ginger, Mefenamic Acid, and Ibuprofen on Pain in Women with Primary Dysmenorrhea

Associations of menstrual pain with intakes of soy, fat and dietary fiber in Japanese women

Breast cancer survival among young women: a review of the role of modifiable lifestyle factors

Blog

Quizás te interesa leer