¡HAZ QUE LAS COPAS NO LE DEN RESACA A TU DIETA!

 

La mayoría sabemos que el alcohol es contraproducente cuando estamos tratando de perder peso, pero la realidad, es que caemos en la tentación. Tenemos que saber que el alcohol tiene calorías vacías, porque es alto en calorías (7cal/g) y bajo en nutrientes. Por eso quiero darles algunos tips para que esas del fin de semana no perjudiquen tanto nuestros objetivos.

¿Que debemos hacer el día que vamos a tomar alcohol para mitigar un poco su daño?
Antes de irte de fiesta:
– Toma un limón en ayunas al levantarte.
– Toma de 8 a 10 vasos de agua en el transcurso del día.
– Entrena fuerte con mucho énfasis en los ejercicios cardiovasculares.
– Durante el día escoge carbohidratos como la quinoa, batata dulce o arroz «integral».
– Evita el pan blanco, las pastas y los postres; y no comas carbohidratos en tu última comida.
– Antes de salir, toma un jugo verde con espinaca o kale, limón, perejil, chia, stevia y sin frutas.

Una vez en la fiesta viene el dilema los tragos; empecemos por elegir los que podamos acompañar con abundante hielo, será una buena manera de bajar la concentración de alcohol y nos hacemos la idea que tomamos más. Trata de no mezclar tu trago con jugos, pero en caso de hacerlo que sean naturales, pues a los envasados les han adicionado mucha azúcar. Es muy importante que evites comer quesos y harinas mientras tomas. Y un consejo que no puedes olvidar es tomar siempre agua entre tragos. Pero hablemos de aquellos tragos que te permitiría tomar un par:

-El mojito cubano es una muy buena opción; se prepara con ron (no más de 1 onza), limón, menta y eso sí debes cambiar azúcar por stevia.

-El tequila (no más de 1 onza) es otra de las alternativas menos perjudiciales, puedes hacer un trago mezclándolo con hielo, una fresa y limón.

-Con el vodka no debemos confiarnos, la mayoría de las veces lo mezclan con bebidas llenas de azúcar. Así que una buena alternativa es acompañarlo de soda y limón.

-La cerveza, si tomásemos una no habría problema, pero la verdad es que tomamos más, la versión ligera es una buena alternativa, pero recuerda no excederte. No debemos tener miedo de la cerveza y el mito de la barriga cervecera, pues en realidad va más con lo que comen mientras toman que con la misma cerveza.

-El vino tinto, es una gran elección cuando nos tomamos máximo dos copas.

Dicho esto, el siguiente paso es bailar, ¡Si!, baila todo lo que puedas, no pares, ya que ganarás dos cosas, quemas parte de las calorías que estás consumiendo y al mismo tiempo necesitarás hidratarte.

Cuando vayas a la cama, recuerda tomar dos vasos de agua a temperatura ambiente. Créeme que si sigues mis instrucciones al pie de la letra, podrás tomar con menos remordimiento de conciencia.

Y finalmente trata de no abusar del alcohol, ya que por más que exista un consumo seguro, lo mejor es evitarlo.

Recuerda que lo que ignores al comer no te hace inmune a sus efectos.

Conocimiento no solo es poder, también es salud y bienestar.

Instagram: @DrSimonFit

Blog

Quizás te interesa leer