LA SAL

LA SAL Y EL SODIO 

¿ES MALA?

¿DEBEMOS COMER SIN SAL?

¿QUÉ SAL DEBEMOS COMER?

Éstas son algunas de las preguntas con las que me suelo enfrentar cuando se habla de la sal, empecemos por aclarar que aunque la sal está formada principalmente por sodio, sal no es igual al sodio, el sodio es un mineral que abunda en la sal, generalmente unido al cloro como cloruro de sodio.

El sodio es uno de los minerales más importantes de nuestro cuerpo, esencial para preservar nuestra salud, sin embargo, nuestro consumo está por encima de lo que realmente necesitamos ya que muchos de los alimentos que consumimos en actualidad son altos en el, haciendo que consumamos cantidades muy altas, trayendo como consecuencia enfermedades cardiovasculares, como hipertensión arterial, aumentando a su vez la probabilidad de sufrir infarto y derrame cerebral, también el exceso está asociado a enfermedades de estómago como infecciones por Helicobacter pylori y Cáncer.

Esto ha traído como consecuencia, que se divulgue la creencia popular de que debemos eliminar completamente toda fuente de sodio de nuestra dieta para estar sanos, pero eso está mal. La balanza de la actualidad siempre tiende a que nos excedamos en el sodio, es lógico que todas las campañas estén dirigidas a moderar el consumo, pero si bien es cierto que el consumo en exceso de sodio es perjudicial para la salud, no consumirlo también lo es.

Hoy mi campaña estará dirigida a que puedas escoger la sal correcta y así tener una fuente equilibrada de sodio.

¿Por qué no debo consumir sal de mesa?

La sal de mesa ha pasado por un proceso de refinación en el que perdió la mayoría de sus minerales quedando solo con cloro y sodio,  mientras la sal del Himalaya por ejemplo, tiene más de 80 minerales entre los que se encuentra el potasio que ayuda a contrarrestar los efectos del sodio (potasio baja la presión arterial),  también magnesio manganeso cromo,  que ayudan en el control de la azúcar en sangre y el zinc que ayuda a mantener buenos niveles de testosterona y la libido alta.

Como ven, mientras la sal de mesa es sodio y cloro en altísimas concentraciones, la sal del Himalaya es rica en otros minerales que ayudan a equilibrar los efectos indeseados del sodio.

En la sal de mesa se suele utilizar sustancias antiaglutinantes muchas veces tóxicas.

 ¿Cuál es el problema de los alimentos procesados?

Los alimentos procesados ni siquiera es que tienen sales, tiene sodio puro, haciendo que pequeñas porciones de alimento, tengan más de las cantidad de sodio que necesitamos en un día completo, ya  que el sodio tiene la capacidad de preservar los alimentos y aumentar de manera exponencial el tiempo de vida útil de estos, además de cientos sustancias nocivas que suele usarse en la producción de estos alimentos.

La sal del Himalaya es una de las sales más puras ya que viene de yacimientos de más de 250 millones de años en las montaña de Pakistán que datan del período Jurásico.

Otra cosa que deberán tomar en cuenta, es que el alimento no necesariamente debe saber salado si es alto en sodio, muchos de los alimentos procesados son altos en sodio sin ser salados,  es por eso que el sabor no siempre es un indicativo de la concentración de sodio. 

 ¿Cuál es el mejor tipo de sal?

Las mejores son aquellas que no han sido refinadas, mi favorita es la sal celta, ya que está prácticamente íntegra, pero no es tan fácil de encontrar,  es por eso que suelo utilizar la sal del Himalaya, también es muy buena, y por  último, la sal marina que no tiene las propiedades de las dos anteriores pero es mucho mejor que la sal de mesa.

Hoy quiero que tiren la sal de mesa y usen sales no refinadas como las que nombre.

Es importante que entendamos que a medida que usamos más sal vamos creando más tolerancia con el tiempo y sin darnos cuenta empezamos a usar cada vez más, es por eso que debemos tener en cuenta algunos tips para ir reduciendo el consumo de sal de forma progresiva hasta llegar a un consumo moderado.

Sal del Himalaya.

Recomendaciones que te ayudarán a no excederte en el consumo:

  1. Cuando evalúes la tabla nutricional de un alimento evita comprar aquellos con más de 10% sodio.
  2. Intenta cocinar lo más que puedas en casa, en la mayoría en los restaurantes abusan el uso de sal refinada
  3. Come abundantes frutas y verduras, especialmente frutas ricas en potasio como la banana y espinaca
  4. Evita alimentos procesados, si llegas a comprar enlatados enjuaga el contenido con agua para bajar su concentración de sodio
  5. Usa mucho limón, especies y ajo, para realzar el sabor de tus comidas y así evitar excederte en la sal.
  6. Evita tener el salero en la mesa

Ten en cuenta que debemos tener un consumo aproximado de 2300 a 2500 mg de sodio al día lo que equivale aproximadamente a 1 cucharadita.

Términos que debes conocer:

  • Reducido en sodio:  es cuando el alimento tiene menos del 25% de la cantidad de sodio que tiene la versión original.
  • Sin sodio: un sinónimo para este término es sin sal y se utiliza para aquellos alimentos en los que la ración tiene menos de 5 mg de sodio.
  • Poca sal:  un sinónimo para este término es poco sodio, se utiliza cuando el producto tiene menos del 50% de la cantidad de sodio que tiene el producto original.
  • Sin sal añadida:  también se puede utilizar sin salar, esto hace referencia a que en el proceso no se le ha agregado sal, no necesariamente quiere decir que no tiene,  por eso deberás confirmar en la tabla de porcentajes.
  •  Muy bajo en sodio:  este término se asocia a productos con menos de 35 mg de sodio por ración
  • Bajo en sodio:  este término se utiliza para productos con menos de 140 mg de sodio por ración.

https://youtu.be/a0b4VvSeP68

Blog

Quizás te interesa leer